Blog con derechos de autor

domingo, 23 de febrero de 2014

De soledad y esperanza


De soledad y esperanza

perro abandonado
by puñués



Piensa en esto: cuando recoges un perro abandonado, no recoges un ser repudiado, un chucho pordiosero que nadie quiere, un saco de pulgas al que algún desalmado cortó el rabo, un manojo de heridas y maltratos al borde de la muerte al que lavar y peinar hasta que se deshagan sus manchas y nudos, al que sanar los golpes hasta que únicamente sean cicatrices en la memoria, al que alimentar bien y proteger de las cosas que le sucederán y de las que le sucedieron. No lo sabes, lo maravilloso es que no lo sabes. No recoges el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se caiga al suelo y se rompa. Recoges tu fragilidad, tu miedo a perderte y a que nadie te busque, a caerte y no levantarte, a que te rompas en mil pedazos en cualquier momento y nadie se entere. No recoges un perro abandonado sino la certeza de que tu alma, sola, abandonada y hecha jirones ha sido recogida por un amigo. Por fin estás en casa.

© Ainhoa Núñez Reyes

4 comentarios:

  1. Gracias por dejarnos espiar un poquito dentro de tu corazón.. es precioso este texto! <3

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo mensaje a través del relato !!! Te felicito......

    ResponderEliminar
  3. Te recoges a ti mismo, actuamos igual que lo haríamos con nosotros.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Comportarte con los demás igual que quieres que se comporten contigo.
    Un abrazo compañera

    ResponderEliminar

Popular Posts